Especialistas en casos difíciles. Atendemos pacientes que no soportan el dolor, que han tenido malas experiencias e inclusive odian ir al dentista.

Prevenga el daño que el biberon causa

Casi todos los líquidos que su niño toma, a excepción del agua, contienen azúcar. Esto incluye la leche, la fórmula, los jugos de frutas, refrescos y hasta algunos medicamentos pediátricos.

Si tiene que acostar al niño con el biberón, llénalo solamente de agua.

vinculo-madre-hijo-con-biberon

Alimentarse por mucho tiempo con un biberón que contenga otros líquidos puede dañar los dientes de su bebé.

El deterioro dental (la caries), causado por el uso del biberón es uno de los problemas más frecuentes en los niños menores de tres años.

Cuando el niño está despierto, la saliva ayuda a limpiar el azúcar y los ácidos de la boca que causan las caries. Pero durante el sueño, el fluir de la saliva se reduce. El bebé que se acuesta con el biberón no puede tragar el líquido rápidamente. En cambio, el líquido gotea lentamente en la boca del niño, a veces por horas.

El líquido azucarado se acumula entre los dientes superiores del niño, donde puede disolver el esmalte del diente y originar las caries. El daño ocurre pronto y causa un dolor severo. Mientras más frecuente sea esta práctica, mayor puede que sea el daño.

El Uso Correcto del Biberón:

Para proteger los dientes del niño desde el primer momento, usted y otras personas que cuidan a su bebé, deben de conocer la manera apropiada de dar el biberón.

Siga las siguientes medidas de prevención:

  •  Si su bebé necesita el biberón como consuelo a la hora de acostarse, llénalo con agua pura. No llene el biberón con leche, chocolate, fórmula, jugo de frutas o cualquier otro líquido azucarado como refrescos. Todas estas bebidas contienen azúcar.
  • Al aproximarse el primer cumpleaños, empiece a quitarle el biberóna su niño. En vez del biberón enséñele al niño a tomar directamente del vaso. Es recomendable también realizar visitas al odontopediatra quién podrá realizar el tratamiento de prevención necesario en pacientes infantiles.

Fuente: Odontopediatria.com