Especialistas en casos difíciles. Atendemos pacientes que no soportan el dolor, que han tenido malas experiencias e inclusive odian ir al dentista.

La Importancia de la Saliva y sus Funciones

La Importancia de la Saliva y sus Funciones

La Saliva tiene un papel fundamental en la salud bucal. Arrastra físicamente las bacterias, tiene un efecto antimicrobiano y cicatrizante.

Ésta remineraliza constantemente la superficie de los dientes, además de regular el pH de la cavidad bucal, neutralizando la acidez, que facilita la aparición de caries y lesiones en el esmalte. La saliva también facilita la deglución de los alimentos y proporciona el sentido del gusto.

La composición de la saliva consta de un 99% de agua y un 1% está formado por sales, enzimas y mucopolisacáridos; que son los responsables de sus múltiples funciones. También destacan proteínas, glucoproteínas, hidratos de carbono, electrolitos, células epiteliales descamadas, urea, ácido úrico, hormonas y leucocitos.

La saliva es sintetizada por unos tejidos especiales llamados glándulas. Nuestro organismo segrega entre 1 y 2 litros diarios de saliva a través de 3 pares de glándulas salivales, que se distribuyen a lo largo de la cavidad bucal.

Funciones de la Saliva

Las funciones de la saliva son muchas y muy variadas, destacando la de garantizar un correcto proceso digestivo, pero también tiene funciones protectoras y desinfectantes de nuestro organismo.

1. Inicia la Digestión. La saliva humedece los alimentos que ingerimos ayudando a confeccionar el bolo alimenticio, de manera que podamos tragar con facilidad y evitar atragantamientos. Sin la ayuda de la saliva la digestión de los alimentos resultaría imposible.

Entre las enzimas de la saliva destaca la alfa-amilasa o ptialina, la cual se encarga de iniciar la digestión de los hidratos de carbono. El estómago le toma el relevo en la rotura de los hidratos de carbono a la amilasa pancreática.

2. Proteje la Salud Bucodental. La saliva se encarga de mantener limpia la boca, donde viven bacterias adaptadas a éste ambiente húmedo y cálido. Para evitar su proliferación, la saliva cuenta con sustancias con actividad antibacteriana como la lisozima, que es capaz de romper la pared bacteriana.

  • La producción constante de saliva arrastra las placa bacteriana que se haya podido formar y que no está todavía bien adherida.
  • Una vez en el estómago, la saliva reacciona con el ácido gástrico, ayudando a destruir algunos de los patógenos que hayamos podido ingerir con los alimentos.
  • Los iones de calcio, fosfato y flúor, al unirse a la hidroxiapatita del esmalte, forman nuevos componentes más resistentes que evitarán la corrosión del esmalte dental, puesto que necesita concentraciones adecuadas de fosfato. Otros componentes, como las mucinas, se fijan en la superficie del esmalte, revistiéndolo y favoreciendo su protección y reconstrucción continuas.

3. Regula el pH. Gracias a la saliva, nuestra boca mantiene su equilibrio de acidez, lo que favorece la limpieza de restos de alimentos y dificulta la formación de placa. El nitrato que acumula la saliva impide que aumente el ácido destructor de los dientes.

  • El pH de la saliva tiene un rango variable con el fin de poder hacer frente a diferentes sustancias.

4. Analgésico. La saliva contiene opiorfina, la cual tiene componentes analgésicos superiores a los de las endorfinas.

5. Lubricante. El 99% de la saliva es agua, y ésta, conjuntamente con los mucopolisacáridos, tiene como función evitar que el alimento dañe la faringe. También evita que se produzcan escoriaciones en el tubo digestivo, boca y faringe, cuando el alimento es masticado o transcurre por ellos.

6. Alarma contra la Deshidratación. Su producción depende en gran parte del agua que consumimos. Una boca seca nos estará indicando que no hemos consumido suficiente líquido y que corremos, por tanto, riesgo de deshidratación.

7. Gustativa. La saliva se encarga de disolver los compuestos químicos que se desprenden de los alimentos al masticarlos. Gracias a esto las papilas gustativas de la lengua son estimuladas y transmiten al cerebro las sensaciones del sentido del gusto.

8. Articulación de Sonidos. Sin la saliva los sonidos que emitimos no serían los mismos. Esta valiosa sustancia es un agente lubricador excelente de nuestra laringe, imprescindible para una correcta fonación.

Cuidado Bucal

La producción de saliva disminuye por las noches, dejando la boca menos protegida. Por eso el cepillado de dientes de antes de dormir es el más importante del día, ya que elimina los restos alimentarios y la placa dental dificultando que las bacterias actúen durante toda la noche. Esta producción de saliva disminuida es también el motivo del mal aliento por las mañanas.

 

Fuentes: