Especialistas en casos difíciles. Atendemos pacientes que no soportan el dolor, que han tenido malas experiencias e inclusive odian ir al dentista.

El Rechinar de los Dientes: Bruxismo

El Rechinar de los Dientes: Bruxismo

El Bruxismo es cuando una persona aprieta fuertemente los dientes superiores e inferiores o los hace rechinar; o sea que los desliza o frota de atrás hacia adelante uno sobre el otro.

Las personas pueden apretar y rechinar los dientes sin ser conscientes de ello. Esto puede suceder tanto durante el día como durante la noche, aunque el bruxismo relacionado con el sueño a menudo es el mayor problema, ya que es más difícil de controlar.

Si despiertas con dolor en los músculos faciales o dolor de cabeza, puedes estar presentando bruxismo. Sin Embargo, algunas personas probablemente aprietan sus dientes y nunca sienten síntomas.

El bruxismo provoca que los dientes duelan o se aflojen y llegan literalmente a pulverizarse o desmoronarse. Además de destruir el hueso que soporta el diente y causar problemas de articulación, tal como el síndrome de la articulación temporomandibular.

Causas del Bruxismo

El estrés diario puede ser el desencadenante en muchas personas. Sin embargo, los problemas varían de una persona a otra y pueden abarcar:

  • Cantidad y acumulación de estrés
  • Dientes desalineados
  • Postura
  • Capacidad de relajación
  • Dieta
  • Malos hábitos al dormir

Síntomas del Bruxismo

Para la mayoría de las personas que presentan síntomas, el bruxismo es un hábito inconsciente. Puede que no te des cuenta hasta que alguien más te comente que escucha rechinar tus dientes mientras duermes o puede descubrir en la visita dental pues tus dientes se encontrarán desgastados o el esmalte fracturado.

Apretar los dientes puede ejercer presión sobre los músculos, tejidos y otras estructuras alrededor de la mandíbula. Los síntomas pueden causar dolor, inflamación, cansancio y otros problemas de la articulación temporomandibular.

Otros síntomas incluyen:

  • Aumento de la sensibilidad dental
  • Dolor de oído, debido en parte a que las estructuras de la articulación temporomandibular están muy cerca del conducto auditivo externo y a que usted puede percibir dolor en un lugar diferente de su fuente, lo cual se denomina dolor referido.
  • Dolor de cabeza
  • Los daños provocados por la masticación en el interior de su mejilla
  • Las muescas en la lengua
  • Sensibilidad muscular, especialmente en la mañana
  • Insomnio

Evaluación y Tratamiento del Bruxismo

Una evaluación puede descartar otros trastornos que pueden causar un dolor mandibular o un dolor de oído similares.

El tratamiento apropiado dependerá de saber qué es lo que está causando el problema. Con preguntas precisas y un examen dental, tu dentista determinará la causa potencial del bruxismo y de acuerdo al daño dental y la causa, te puede sugerir utilizar una guarda dental personalizada mientras duermes, se coloca sobre sus dientes superiores y los protege para que éstos no rechinen contra los inferiores.

Se pueden quitar los puntos altos de los dientes para emparejar la mordida. Una mordida dispareja, en donde los dientes no embonan, también puede corregirse con nuevas restauraciones, coronas o tratamiento de ortodoncia.

En algunas personas, sólo la relajación y la modificación de comportamientos diurnos son suficientes para reducir el bruxismo nocturno. Las siguientes medidas de cuidados personales pueden ayudar:

  • Dormir bien
  • Aprender ejercicios de estiramiento fisioterapéuticos para ayudar a recuperar la acción de los músculos y articulaciones a cada lado de la cabeza para regresar a la normalidad
  • Masajear los músculos del cuello, de los hombros y de la cara
  • Relajar los músculos faciales y mandibulares durante el día. El objetivo es hacer de la relajación facial un hábito
  • Tratar de reducir el estrés diario y aprender técnicas de relajación

Si estás teniendo dificultades para comer o abrir la boca, acude de inmediato a una cita odontológica.

Fuentes:


Déjanos tus comentarios.

Más preguntas o dudas, solicita una cita al (844) 485-2811 o enviando un mensaje en el formulario en la parte de abajo.